Archivo | POESÍA RSS feed for this section

Persiguiendo atardeceres

19 Nov

Hay atardeceres inolvidables…

“Ese levante de flamas,

ese motín de fulgores,

la insurrección de colores,

cielo y tierra envuelto en llamas”.

                                    

“Monte que grita en sus ramas,

filos de luces reparte

fue aquí que el rayo de Marte

estrenó el machete un día…”

                                       Juan Antonio Corretjer

Ese verano  perseguimos el sueño de  ver el atardecer más bello.

Llegamos a Guánica, al sureste de Puerto Rico, cuando el Sol se ocultaba en el mar.

Parecía que al cielo se le antojaba pintarse de colores preciosos. En el crepúsculo concurrió un desfile de azules y violetas bellísimos. Expresar  la belleza que se veía y la emoción que se sentía nos deja cortos.

 

Tal vez, la mejor manera sea la poesía.

The sky was candy luminous.

Edible spry pinks,

shy lemons, greens,

cool chocolates.

Under a locomotive of

sprouting violets.

                            e.e.cummings

El Puente

7 Nov

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El  puente es un atleta:

de un vigoroso salto

cruza el arroyo manso

con el camino a cuestas.

 

Dos árboles pacíficos

cuchichean la hazaña,

en tanto las traviesas margaritas

ríen de la proeza.

                                         Alfredo M. Ferrerio

                                           (guatemalteco)

 

Lluvia y dos poemas de agua

7 Abr

No hay cosa más relajante, inspiradora, evocadora, alegre y hermosa que la lluvia…

Te invito a que te relajes. Ponte tus audífonos y escucha este hermoso ronroneo mientras paseas por mi caracola……

Lluvia…Para chapotear, saltar, bailar y bañarnos bajo los chorros…

           

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                       Baño de Mayo

Tambor de plata en las calles

el agua titiritea,

inicia juegos marciales

al borde de las aceras.

 

En los árboles mojados

flotan alegres banderas.

Las hojas ríen la vida

en carcajadas de estrellas.

 

Tres niños descalzos cantan

bajo la lluvia, y señera,

les llama desde la ventana

la voz cascada de abuela,

…que ya no se acuerda cuando

ella también se bañaba

al amor de la chorrera.

Samuel Lugo- puertorriqueño ~1920

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 In a gust of wind

the white dew

on the autum grass.

scatters like

a broken necklace.

                        Bunya No Asayasu

 

 

La lluvia invita a la paz…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

…Y al romance.

 

 

 

 

 

 

 

 AH!!!! Sing in the Rain!!!!

Donde todo comienza

19 Nov

                          evam

                      l              o

                   l                    s

Por la vida un equipaje  liviano,

 cabe en el alma. Solo las cosas

  que nunca olvidamos porque

 si lo hiciésemos  sería  como ha 

 ber perdido nuestros espíritus.

 
    pa       lo de         dos al        re...    ...
Un     ñue         recuer          ai          ...

ondea como una cometa
atada al dedo y nos sigue.

Y en los flecos de su punta
allí, casi al final (y principio) está
Buyé.


   

Mirándonos el mar y yo  me sorprendió la poesía…

Sabíamos unas cuantas cosas…

 que mil cobitos cabían en la mano…

Y que  al atardecer el Sol se bañaba  en el mar… 

Y cerca de allí había un paisaje lunar…para jugar…

En ese  pequeño universo habían tres o cuatro  casitas rústicas y unos niños que en la noche se iban a dormir oliendo a sal

y escuchando la nana del mar… 

    

 En la arena, que era tan blanca

hacíamos castillos, y un día

una puerta, que nos trajeron las olas , jugó con nosotros:

le pusimos Yerba…

Y el mar se reía…

No habían lujos, teníamos que llevar el agua, pero se desbordaban las noches estrelladas, los millones trocitos de arena  brillaban y nos llenaba el oído el constante concierto del mar.

Un día, sin darnos cuenta, llegó la ola del tiempo

 y los mil caminos nos dispersaron…

 Después, cuando nos hicimos grandes, aprendimos lo que significa  añorar…

Desde mi caracola

2 May

   El día amaneció lluvioso. La lluvia cae serenamente sobre los arboles, los veo desde mi balcón. La lluvia murmulla algo así como una canción. Y me ha invitado a  la poesía …

   Se me antoja reflexionar acerca de la poesía de Edward Estlin Cummings, a quien considero   exquisito e interesante. Gracias a la poesía de Cummings he aprendido a mirar al mundo con sus ojos, y esa forma de mirar es haber hallado un tesoro que hoy comparto aquí. 

D-re-A-mi-N-gl-Y

leaves

(sEe)

locked

in

gOLd

after-

gLOw

are

t

ReMbLiN

g

,  :  ;  .  :  ;  ,

    Hojas temblorosas. Atrapadas en oro, luego de un destello… Pero, porque la serie de signos de puntuación al final?

En Cummings no hay nada al azar, creo. Rompe la sintaxis, juega con las palabras, inventa conceptos, dialectos…

Y esa serie de signos, ( , ; : . : ; , ) SI significa algo.

Anduve un rato con la pregunta en mi bolsillo. Un día bajo un árbol, dirigí la mirada hacia arriba. Un encaje de hojas y ramas se dibujaba sobre el mantel azul del cielo. Nada se escuchaba, ni la brisa, ni sonidos callejeros…  Entonces advertí en un segundo eterno la luz que brillaba, que danzaba en las hojas en infinitos tonos de verdes. Era el sol que tocaba su piano de luz!  , ; : . : ; , .

 Desde ese día mirar a los arboles ya nunca fue igual…